Modelos de Negocio Abierto

El modelo de la Innovación Abierta.

Estrategia Cluster en Innovación Organizativa

El Estado del Programa de Bonos Tecnológicos.

Jornada de Innovación Abierta.

Las Jornadas de Innovación Abierta, Open Innovation a celebrar el próximo día 18 de junio a las 17:00 horas en la Facultad de Ciencias de la Información (Pirámide de Periodismo) están dirigidas a empresarios, emprendedores, profesionales de la I+D+i, investigadores, agentes de desarrollo local y gestores de la innovación. En ellas se plantearán nuevas claves sobre innovación colaborativa y modelos de negocio basados en innovación abierta.

Organizadas por la Red Cide y el Programa de Gestores de la Innovación de la Fundación Empresa Universidad de La Laguna, pretenden divulgar buenas prácticas, aportar distintos puntos de vista del proceso innovador abierto y acercar los instrumentos de financiación más adecuados a las necesidades de las pymes. De igual modo intentarán descubrir las ventajas de la cooperación entre todos los agentes de una región como estrategia competitiva a través de la configuración del asociacionismo mediante los denominados clúster empresariales.

 

 

Lugar del Acto:

Salón de actos, Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de La Laguna
Av. César Manrique, s/n. Campus de Guajara, La Laguna,Santa Cruz de Tenerife

 

 

Mapa del Sitio

Ver mapa más grande

Living Labs: una aproximación social a la innovación

El enfoque tradicional de la política de innovación ha sido la creación de parques científicos. El proceso de innovación se ha visualizado tradicionalmente como una secuencia de fases que cubren la generación de ideas, la invención, la I+D, su aplicación y el proceso de difusión. Este modelo se ha aplicado de manera sistemática tanto a los procesos de innovación a nivel de producto como de empresa o país.

Sin embargo los parques científicos se han revelado muchas veces poco eficaces en la creación de redes de innovación industrial y especialmente en trasladar y hacer protagonista a los ciudadanos de esta innovación, es decir en innovación centrada en el usuario. En este contexto entran en juego los Living Labs como los nuevos Centros Tecnológicos dentro del enfoque de la Open Innovation.

El concepto de Living Labs tiene su origen en el MIT, con el Prof. William Mitchel del  y la escuela MediaLab de Arquitectura and City Planning y se presenta como una metodología de Investigación para testear, validar, realizar prototipos y refinar, soluciones complejas en entornos reales en constante evolución. Los primeros Living Labs se crearon como casas inteligentes. Se trataba de capturar el uso y las interacciones de “invitados” que vivían en esas casas durante días o semanas. Ello se logra mediante un sofisticado conjunto de sensores inteligentes que permiten capturar el uso que los visitantes hacen de la tecnología que se pone a su disposición. De ahí, el concepto se reinventó y materializó en otros entornos, principalmente tecnologías de la información y comunicaciones y especialmente en el norte de Europa. Hay varios Living Labs repartidos por Europacocreationws_logo

Contestar a la pregunta de qué es un Living Labs, exige posicionarlos al menos en dos contextos: 1) En el de las metodologías de test y validación y 2) En el ciclo de desarrollo de un producto/servicio.

Tradicionalmente en la experimentación se ha intentado conseguir el máximo control del entorno, a fin de poder “probar” la veracidad o no de las hipótesis. Controlando el entorno nos aseguramos que sólo ese y no otros, son los factores diferenciales entre los diversos experimentos.

Asimismo, podemos situar los Living Labs en el contexto de su uso en el proceso de maduración del producto. En este proceso podríamos definir diversos estadios desde la conceptualización del producto hasta la validación de mercado, propia de los estudios de Marketing. La experimentación en Living Labs se situaría en el momento en que ya disponiendo de un prototipo, nos proponemos evaluar la experiencia del usuario, averiguar su uso en diferentes contextos en un entorno real y descubrir nuevos usos.

Pringles: un caso de éxito de innovación abierta

pringlesEn 2004 Procter & Gamble lanzó una nueva línea de papas fritas, con imágenes, preguntas de trivial, animales, chistes etc… impresos en cada cara. Fueron un éxito inmediato. Siguiendo un modelo innovador cerrado tradicional hubieran tardado como mínimo dos años para llevar este producto al mercado con todo lo que ello implica en inversión y en riesgos internos. Sin embargo, mediante la aplicación de un enfoque totalmente distinto, pudieron acelerar el proceso de innovación interno desde el concepto hasta la puesta en marcha en menos de un año y con unos costes de menos de la cuarta parte.

 

Ya en 2002, había surgido la idea,  alguien sugirió imprimir las imágenes de la cultura pop en las Pringles. Fue una gran idea, pero ¿cómo lo hacemos? Uno de nuestros investigadores pensó en  un chorro de tinta que imprimiera las imágenes en la masa de papa, al igual que lo hace la impresora de su oficina. Rápidamente se dio cuenta de que cada papa tendría que estar impresa después de freirse cuando se encontraba todavía en un alto porcentaje de humedad y temperatura. De alguna manera, nos tiene que producir imágenes nítidas, en múltiples colores, al mismo tiempo que imprime miles y miles de patatas fritas cada minuto. Por otra parte, la creación de tinturas comestibles que pudieran satisfacer esas necesidades requeriría un enorme desarrollo.

Con el modelo cerrado se hubieran gastado la mayor parte de la inversión sólo en el desarrollo de un proceso viable. Un equipo interno contactaría con empresas especializada en impresoras de chorro de tinta para que diseñara el aparato y, a continuación, seguramente habríamos entrado en complejas negociaciones sobre los derechos de uso de la misma.

En lugar de ello, creamos una demanda tecnologica que defina brevemente los problemas que necesitábamos resolver, y lo distribuimos a lo largo de nuestra red mundial de individuos e instituciones a fin de descubrir si alguien en el mundo había encontrado una solución. Fue a través de nuestra red europea que descubrimos una pequeña panadería en Bolonia, Italia, dirigido por un profesor universitario que también fabricaba equipos para hornear. Había inventado un método de inyección de tinta para imprimir imágenes comestibles en pasteles y galletas que se adaptaba fácilmente y nos resolvía el problema. Esta innovación ayudó bastante a esta empresa nortemericana que logró un crecimiento de dos dígitos durante los años 2004 y 2005.